miércoles, 6 de octubre de 2010

Berrea 2010. La berrea "al natural".

La berrea es un espectáculo que acontece en nuestros montes desde mediados del mes de Septiembre hasta principios de Octubre.

Los ciervos, comúnmente llamados venados, salen a los claros y terrenos adehesados, dejando ver sus preciosas cuernas que se han ido formando a lo largo del año y que en estos meses están preparadas para ser exhibidas y usadas si fuese necesario.

Los machos solitarios o acompañados a veces por algún joven aprendiz, intentan agrupar a las hembras y construir arenes que le aseguren el mayor número de cópulas posible.

Para ello emiten un ensordecedor “berrido” que retumba en nuestras sierras y que puede escucharse a kilómetros de distancia.



El macho no dudará en enfrentarse a cualquier otro que se le acerque y que pretenda acaparar su aren, por lo que en ocasiones y después de los tanteos previos, es fácil que dos machos entrelacen sus cuernas y se inicie la pelea chocando sus defensas bruscamente hasta que uno de los dos se retire de la lucha.




Este espectáculo, difícil de ver hoy en día, es uno de los más impresionantes que pueden observarse en nuestros montes mediterráneos.
En nuestro país, la actividad cinegética mueve millones de adeptos y es una de las pocas salvaciones a las que se agarran muchas de las zonas rurales deprimidas de España.

Por citar algunos datos, solo en Castilla la Mancha este sector genera más de 5.000 empleos directos y una facturación anual que se aproxima a los 240 millones de euros, según la Federación Española de Caza.
No es de extrañar pues, que los propietarios de las fincas y terrenos acotados, guarden celosamente sus trofeos y se haga difícil ver a estos reyes del monte sin tener constantemente al guarda de turno vigilando desde algún camino o torreta cercana. En la mayoría de los casos es mejor no intentarlo ya que es muy probable que te lleves algún susto o te veas envuelto en alguna situación desagradable. No hablo tan siquiera de saltar una alambrada o entrar en una propiedad privada, si no de usar caminos públicos que atraviesan fincas y que en esta época del año cierran sus puertas ilegalmente para el beneficio de unos pocos.

Así pues, la berrea se está convirtiendo en algo privativo, en un espectáculo para el cual hay que sacar entrada, en un circo ambulante en el que encontrarás las puertas cerradas si no eres hijo de, amigo de, o dueño de, o si no tienes el suficiente dinero o enchufe para pagarte un hide en un comedero lleno de maíz, donde los animalitos bajan cada tarde como borregos a comer y a berrear un rato para los espectadores que han pagado la cuota pertinente.
Da pena ver a estos reyes del bosque con sus imponentes cuernas acudir al paso de un todoterreno cargado de comida como si de un rebaño de ovejas se tratase.

En la actualidad existen cursos y talleres para fotografiar la berrea, conste que no estoy en contra de ellos y mucho menos de sus organizadores que en la mayoría de los casos son expertos naturalistas, magníficos fotógrafos y bellísimas personas. Lo único que me apena de esto, es que en la mayoría de los casos, (no quiero generalizar), las fotografías que vemos en las portadas de las famosas revistas de caza y naturaleza y que salen de esos cursos y talleres, son fotografías tomadas en cercados, comederos y zonas controladas donde se sabe que los animales bajan cada tarde a comer el pienso que sus dueños dejan cuidadosamente en el terreno. Estos animales, un par de semanas después, serán abatidos a tiros en alguna de las monterías que se den en la finca.
Pero no todo es malo y aun quedan lugares privilegiados donde poder ver este maravilloso espectáculo “Al Natural”. Por supuesto tienes que pasar por caja, pero la visita te deja con un sabor de boca diferente, sabiendo que el sitio donde has estado es un lugar salvaje, donde los animales campan a sus anchas, donde comen lo que la naturaleza les proporciona y donde la mano del hombre no es la vara correctora por la que se rige su destino.

Hablo del Parque Nacional de Cabañeros y sus rañas, donde estas semanas resuena la sinfonía de la berrea, donde por doquier, aparecen rebaños de ciervas y espectaculares machos, y donde podemos observar con total naturalidad peleas, intimidaciones, montas, berridos, varetos, horquillones, bambis… en fin, la naturaleza de esta especie en todo su esplendor y sin limitaciones.

Una buena alternativa para que el público en general y los naturalistas en particular, podamos observar y aprender de este espectáculo que cada otoño, año tras año, se da cita en los montes y sierras de nuestra geografía.

Como muestra de ello, comparto con vosotros las fotografías que ilustran este artículo y que son el resultado de una ruta 4x4 por el interior del Parque, guiado por un guarda gracias al cual pudimos conseguir buenos acercamientos. Hubo bastante suerte, ya que estos animales al estar en libertad, recelan muchísimo de los coches y no dejan que te acerques más de la cuenta. Como compañera de viaje Elena, mi pareja, a la cual dedico este artículo por comprender mi afición, aguantar horas intempestivas, frío y lluvias, apoyarme sin peros para conseguir nuevos retos y por colaborar en tantos y tantos de mis proyectos y animarme a seguir con esta afición sin la cual una parte de mi quedaría vacía.

Para finalizar os dejo un video creado apartir de una ráfaga de unos 15 fotogramas montados con Movie Maker.

video

Os mando un cordial saludo y deseo que os guste.


Todas las imágenes son propiedad del autor del blog. Quedan reservados todos los derechos.
Equipo: Nikon D300s, Nikkor 70-300VR, bean-bag, hidecar.

18 comentarios:

  1. Valla lujo compadre, peazos de fotografías de esos preciosos Ciervos, como se nota la gente de la Sierra, y con ese peazo de cámara que ya veo como las cogió el royo granuja.
    Me alegro por ti, quien puede puede, que me alegro un montón y te felicito por esos bellas de fotos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Thank you for sharing
    This fabulous work with us
    Good creations

    ResponderEliminar
  3. Buenas fotos. Me da a mi que son de una revista...jajaja.Pues lo pasariais en grande,buenos pavos ya me hubiera gustado estar alli. Pues nada me alegro por tus fotos y tus vivencias.
    Espero que publiques mas articulos pero de otras especies,arrui,muflon,gamo...lo que me gusta a mi.
    Pues nada lo dicho me alegro.
    Un abrazo para ti y otro para Elena.

    Juan Manuel Manldonado

    ResponderEliminar
  4. Sensacional reportaje Daniel, las fotos son sencillamente espectaculares, enhorabuena!!
    Lo que cuentas sobre el circo montado para ver la berrea es una auténtica pena, desgraciadamente funciona todo igual, da lo mismo que sean ciervos, setas o los leones del Serengeti...
    Se agradece entradas como esta, que nos acercan un poco más a la realidad y nos despiertan la conciencia crítica.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Precioso reportaje fotográfico, muy completo, de la berrea.
    Enhorabuena por las imágenes los machos con las grandes cuernas son impresionantes.

    Saludos

    Lourdes y Jesús

    ResponderEliminar
  6. Tocayo, enhorabuena por el artículo. Sus fotos y su contenido. Las fotos sensacionales, algunas ya las había visto en fotonatura. Las palabras tan buenas como las fotos.

    Por el Norte, que es lo que conozco, el circo de la berrea no es tal y puede observarse de lejos y en la montaña de forma más salvaje. La berrea en Somiedo o en la Montaña Palentina por ejemplo son dignas de verse y escucharse. Eso sí, hay que andar y andar y subir montaña con los trastos al hombro. De ahí que no sea tan fácil convertirlo en un circo. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Si nos ha gustado compañero, una entrada encantadora. Impresionantes venados los que hay en Cabañeros.
    Por cierto he visto por hay que vas a trujillo? si es así allí nos vemos, porque ya nos han confirmado la asistencia.
    nos encantará conocerte. un saludo!!

    ResponderEliminar
  8. Daniel son todas excelentes, como dice Lourdes y Jesús un reportaje muy complento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Saludos de un paisano y aficionado a la naturaleza del pueblo! muy buena página, la seguire con asiduidad. Por cierto, echo en falta mas reportajes de nuestro magnifico entorno ;) un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Gran reportaje Daniel !
    Este como el anterior de Doñana,son magníficos relatos acompañados de excelente material gráfico.
    Felicidades por tu incansable buen hacer en favor de los espacios naturales que nos muestras.
    Ánimo y a seguir publicando tan interesantes obras.
    Un abrazo.
    Ramon Faura
    Empuriabrava

    ResponderEliminar
  11. Daniel, fue todo un placer conocerte en las jornadas de naturaleza de Extremadura. Espero volver a coincidir contigo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Muy buena la colección unas fotos preciosas con unos ejemplares maravillosos el año que viene la monta y la pelea entre machos y tendrás una colección sembra felicidades y gracias por tu comentario nos vemos un saludo

    ResponderEliminar
  13. UNAS FOTOS PRECIOSAS CON UNOS EJEMPLARES MARAVILLOSOS EL AÑO QUE VIENE UNA FOTOS DE LA MONTA Y OTRA DE LA PELEA DE MACHO Y TE QUEDA UN REPORTAJE SEMBRAO GRACIAS POR TU COMENTARIO Y UN SALUDO NOS VEMOS.

    ResponderEliminar
  14. Hola daniel!, que lástima, he visto que has estado en trujillo y no te vimos, pero bueno otra vez será, un saludo y espero que coincidamos próximamente.

    ResponderEliminar
  15. Me ha gustado mucho tu blog, se asemeja en las formas bastante al mio, algo que valoro mucho en cuanto a vivencias y las fotos todas muy buenas, felicidades por tanto, un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...